Bingo online en Argentina – Bingo virtual

A continuación puedes ver los mejores bingos online para jugar al bingo desde Argentina. Bingos contrastados por mejorbingoonline.com que son totalmente seguros y transparentes y que ofrecen la posibilidad de jugar gratis o con dinero real.

Mejores bingos online para jugadores argentinos

22bet
1

22BET BINGO
AR$12.000

Acepta jugadores argentinos – Bono de bienvenida en pesos – Depósito mínimo de AR$100 – Deposita con Bitcoin, Paysafecard, Rapipago y mucho más

4.9rating

4.9

1xbet
2

1XBET BINGO
1.500€
+150 jugadas
Acepta jugadores argentinos – Variados métodos de pago – Depósito mínimo de 10€ – Deposita con Bitcoin, AstroPay, Pago Fácil y mucho más

4.8rating

4.8

bet365-logo
3

BET365 BINGO
BONO
VER EN SU WEB
Bingo Fiable y Seguro – Acepta jugadores argentinos – Buen Servicio de atención al usuario – Deposita con Neteller, Skrill, VISA, transferencia bancaria

4.6rating

4.6

argentina-banderaDescubre las mejores webs de bingo online para jugar desde Argentina. Más abajo te mostramos las salas de bingo que mejorbingoonline.com recomienda a los jugadores argentinos ya que ninguna sala española permite registros de fuera de la península ibérica debido a la legislación vigente en el país.

En MBO siempre recomendamos salas fiables donde los jugadores se puedan sentir respaldados y jugar sin ninguna preocupación. Jugamos en estos bingos online nosotros mismos para comprobar que todo funcione a la perfección, desde la transparencia de los juegos de bingo, la atención al cliente, el sistema de bonos y promociones y, en general, todo lo que concierne a la web de la que hablamos.

Nos consta que en Argentina hay buena afición al bingo online y sabemos que hay muchos usuarios que nos visitan desde allí así que si tú eres uno de ellos, te deseamos suerte y que consigas muchos premios. Y recuerda, en algunas de estas salas puedes conseguir bonos de bingo sin depósito solo por registrarte.

¿Cómo se juega el bingo?

Lo cierto es que el bingo es un juego bastante sencillo de aprender. El objetivo es ser el primer jugador que consigue una combinación ganadora para gritar ¡Bingo! y ganar todo el dinero en juego.

Para esto tienes que elegir uno o más cartones de bingo. Tu selección dependerá de qué tantos cartones crees necesitar para ganar, así como de tu habilidad para estar al pendiente de todos los bingos a tu disposición para competir.

El costo de la apuesta se determina en cada cartón de bingo. Una vez que todos los competidores han pagado por sus cartones, el organizador anunciará los números que vayan saliendo, de tal forma que todos deberán escucharlo. Para esto es importante que todos presten atención, pues dejar ir un número puede perjudicar tu juego.

Este organizador dirá en voz alta el número en cuestión. Si el jugador tiene ese número en su tabla, tendrá que anotarlo o marcarlo; en caso contrario, tendrá que esperar a que el anunciador diga uno que sí esté en tu cartón. El proceso se repite hasta que un competidor logre una combinación ganadora.

Historia del bingo

Tenemos que reconocer que no hay exactitud para determinar cuándo fue que surgió el bingo como tal, pues algunos historiadores consideran que el bingo (o sus orígenes) datan del tiempo de los romanos, mientras que otros creen que surgió en Italia a mediados del siglo XVI.

Incluso hay quienes creen que el bingo se remonta a la época de los bárbaros y los potentados, quienes le cobraban impuestos a aldeas y villas en aquellas sociedades que estaban bajo su control.

Básicamente se integraban muchas bolas con números en un recipiente, muy parecido a las tómbolas actuales. Cada una de las bolas representaba a una aldea y el juego se realizaba para hacer los cobros de impuestos a través del cobro de oro, plata, minerales y demás objetos de valor.

El tiempo pasó y se hicieron cambios. Los antecedentes del bingo dejaron de usarse para recaudación de dinero, pasándose al mundo del entretenimiento y la diversión a través de juegos, junto con otras actividades como dados, barajas, entre otros más.

Hay historiadores que atribuyen el origen del bingo a la lotería italiana, la que se desarrolló durante la unificación de los reinos de Italia alrededor del año 1530.

Esta lotería, conocida como Il Giuoco del Lotto d`Italia, se juega cada sábado hasta nuestros tiempos y genera ganancias por hasta 75 millones de dólares de forma semanal.

Se argumenta el origen en esta lotería al apuntar que en ambos juegos se utilizan bolas numeradas en una tómbola y cartones numerados, por lo que el bingo que conocemos es una actualización de dicho juego.

Para 1770, los franceses se interesaron por el juego, quienes lo denominaron Le Lotto, con lo que se estableció una serie de reglas que se siguen aún en la actualidad.

Aquí también se aplicaron las tarjetas de bingo, las fichas y el anunciar a todo pulmón los números que se juegan. Sin embargo, el bingo solo era jugado por la aristocracia y los premios consistían en muchos reconocimientos.

Para 1800, el bingo llegó a toda Europa e incluso se convirtió en un juego didáctico. Para 1850, los alemanes desarrollaron un bingo para ayudar a los niños a deletrear y reconocer los números.

Tras su popularización europea, el bingo llegó a América, popularizándose en las ferias y festivales de pueblo.

Aquí el organizador sacaba los discos numerados de una caja de cigarros, mientras que los competidores marcaban sus tarjetas con habichuelas. Lo curioso de esto es que se gritaba Beano al ganar, es decir, un anglicismo para habichuela.

Se tiene registri de que el nombre bingo habría surgido en 1929, cuando Edwin Lowe, vendedor de juguetes neoyorquino, visitó el carnaval de Atlanta y jugó. Se llevó algunos elementos necesarios para jugar a Nueva York e invitó a sus amigos.

Durante el juego, Lowe se percató del comportamiento de todos los que estaban a punto de ganar. Cuando consiguió todos sus números, gritó Bingo de la emoción, en vez de Beano.

No se trató de la única aportación de Lowe al juego, pues un cura de Wilkes Barre llegó con él para pedirle apoyo y aumentar las 24 variantes únicas de tarjetas para que el juego fuera más largo y evitar que se diera más de una combinación ganadora en bingos caritativos realizados por la iglesia.

Lowe contrató al matemático Carl Leffler, quien se desempeñaba como catedrático de la Universidad de Columbia. Juntos crearon más de 6 mil tarjetas de bingo, con combinaciones únicas. Esto también ayudó a la popularización del bingo, al punto de que se jugaban 10 mil bingos semanales en Estados Unidos.

Fue en 1977 cuando el bingo se autorizó en España, inventándose el sistema de bingo de 90 números muy popular en todo el mundo. Para los años ochenta, el bingo vivió una fiebre popular gracias a su popularización y presencia en casinos y salas de juego.

Para 1992 ya existían 604 salas de bingo en España, según los primeros datos oficiales conocidos. Hoy en día podemos encontrar bingo hasta en diversos sitios web y salas de juego de bingo online.

Bingos físicos en Argentina

Los bingos argentinos se concentran sobre todo en la ciudad de Buenos Aires y en su costa Atlántica. Teniendo en cuenta que estamos ante un país que mide  2.780.400 km²​, el reparto resulta desigual sobre su territorio, pero echando un vistazo a sus características geográficas lo entenderemos fácilmente. La mayoría de su territorio es americano, eso es obvio, pero otra parte importante es también antártico. Y es que Argentina llega hasta muy al sur, cerca del polo magnético.

Alterna llanuras, magníficas cordilleras y una amplia zona de meseta. La parte central de Argentina alberga la famosa Pampa o llanura pampeana (que a su vez incluye dos climas distintos debido a su tamaño: el seco y el húmedo).

También podemos encontrar selva en Argentina, concretamente en la parte norte. En el norte precisamente también es donde se encuentra uno de los principales atractivos turísticos del país, y una de las siete maravillas del mundo (lo dice la UNESCO).

Hablamos de las magníficas Cataratas de Iguazú, cuya superficie se reparten además Brasil y Paraguay y que son uno de los “puntos calientes” de la biodiversidad del país (que es el noveno en este ranking de variedades de formas de vida natural).

Hacer turismo por el país implica recorrer muchos kilómetros, ya que bajar hasta el sur (a la parte antártica del país) para visitar sus glaciares y la región de Tierra del Fuego es casi obligatorio, dada la belleza de los paisajes.

Culturalmente también es un país muy interesante, con una capital, Buenos Aires, considerada una de las ciudades más modernas y bulliciosas del mundo. Pasear por sus barrios históricos, bailar tango en la calle, admirar su arquitectura, galerías de arte y degustar auténtica cocina italiana en sus barrios es algo obligatorio.

Pero si algo no os debéis perder viajando por su país, es el probar dos cosas: el mate y el asado. El primero es una infusión parecida al té y que en el país constituye casi una tradición religiosa, ya que no es raro encontrar a la gente en cualquier lado degustando un mate con su termo de agua caliente, su matera y su bombillo (una especie de pajita metálica con filtro incorporado).

Del asado poco podemos decir que no sepáis ya: la calidad de la carne de sus reses es legendaria y además confeccionan unos embutidos sabrosos y llenos de matices. Si tenéis oportunidad de participar en una asado, teniendo en cuenta que los argentinos todo lo celebran encendiendo la parrilla, no la dejéis pasar y disfrutad de una tradición viva.

Así que si planeáis un viaje por Argentina, debéis reservar bastantes días y prever algún que otro vuelo interno para poderle sacar todo el rendimiento posible. La lista de bingos a visitar te la ponemos nosotros para facilitarte las cosas y que tan solo tengas que disfrutar. Verás que la mayoría de bingos se encuentran en las ciudades de la costa atlántica, pero como en Buenos Aires seguro que hacéis parada, no habrá ningún problema:

Bingos en Buenos Aires

  • Bingo Alto Avellaneda: Crucecita, Buenos Aires
  • Bingo Lanús Av. Pres. Hipólito Yrigoyen 4450, 1824 Lanús Oeste, Buenos Aires
  • Bingo Mirador: Av. Brig. Gral. Juan Manuel de Rosas 30, 1752DRN La Matanza, Buenos Aires
  • Bingo San Martín: Mitre 4065, 1650 San Martin, Buenos Aires
  • Bingo Ciudadela: Av. Rivadavia 11732, 1702 Ciudadela, Buenos Aires
  • Bingo San Justo: Comisionado José Indart 2573, 1754 La Matanza, Buenos Aires
  • Bingo Caseros: Av. San Martín 2780, B1678GQQ Caseros, Buenos Aires
  • Bingo GoldenJack Quilmes: Av. Rivadavia 323, Quilmes, Buenos Aires
  • Bingo Lomas: Av. Meeks 155, B1832DEC Lomas de Zamora, Buenos Aires
  • Bingo Quilmes: Leandro N. Alem 27, 1878 Quilmes, Buenos Aires
  • MPlay: Coronda 164, Buenos Aires
  • Bingo Morón: Gral. José de San Martín 151, 1708IHC Morón, Buenos Aires
  • Bingo Ramos Mejía: Bartolomé Mitre 19, 1704ETB La Matanza, Buenos Aires
  • Bingo Avellaneda: Av. Bartolomé Mitre 219, Avellaneda, Buenos Aires
  • Bingo Puente La Noria: 1299,B1821CQC, B. Figueredo 1201, B1821CQC Buenos Aires
  • Bingo GoldenJack Solano: Av. 844 2516, San Francisco Solano, Buenos Aires
  • Bingo King: Juan N. Madero 1258, B1646DXL San Fernando, Buenos Aires
  • Bingo Adrogue: Av. Pres. Hipólito Yrigoyen 13436, B1846ABV Gran Buenos Aires, Buenos Aires
  • Bingo Temperley: Av. Hipólito Yrigoyen 10600, Acceso por Coto Shopping, 1834 Buenos Aires

Bingos en Mar de Ajó

  • Bingo Mar de Ajó: Avenida Hipólito Yrigoyen 246, B7109AAB Buenos Aires

Bingos en Pinamar

  • Bingo Pinamar: Av. Constitución 299, 7167 Pinamar, Buenos Aires

Bingos en Mar del Plata

  • Bingo del Sol: Av. Independencia 1752, 7600 Mar del Plata, Buenos Aires
  • Bingo Puerto: Tomás Edison 477, 7600BKI Mar del Plata, Buenos Aires

Bingos en Bahía Blanca

  • Bingo Bahía: Chiclana 250, 8000 Bahía Blanca, Buenos Aires