Consejos para jugar al bingo

La mayoría de los aficionados al bingo saben, de sobra, que este es un juego de azar. Por tanto, no existe ningún truco o estrategia a seguir para ganar con más facilidad. Aún así, que el bingo sea un juego de azar no quiere decir que no podamos poner en práctica algún consejo o truco básico para que las probabilidades que tenemos de llevarnos un bote al jugar al bingo aumenten.

Puedes aprenderlos a interpretar las señales tras muchas horas observando o confiar en nosotros que te vamos a resumir todo aquello que debes saber para jugar más y mejor al bingo.

Elige tu casa de bingo online

Ahora es cuando puedes pensar que son todas iguales pero… ¡no! Entre ellas asumen estrategias distintas para gustar al máximo número posible de jugadores. Por ejemplo: Botemania ofrece muchísimos juegos distintos, de muchos tipos y niveles de dificultad a sus usuarios. En ese sentido es la que ofrece el catálogo más amplio, siempre en continua expansión. Además ofrece promociones temporales con frecuencia casi semanal, de modo que si buscas variedad, esta es tu casa.

YoBingo tiene un catálogo no tan extenso, pero que sí incluye juegos distintos al bingo online como slots o tragaperras, videobingo e incluso ruleta como en los casinos. En cuanto a las promociones, las suyas no son temporales sino fijas y reparten premios de forma puntual. Aprovechan fechas señaladas para hacer sorteos con premios lujosos e interesantes bonos pero esto ocurre tan sólo unas pocas veces al año (aunque los regalos suelen valer la pena: ordenadores portátiles, tabletas, smartphones… todo ello de primera calidad).

Tombola es la casa de bingo que ofrece menos variedad de juego, aunque a juzgar por su comunidad eso nunca ha supuesto un problema. Su intención es tener un catálogo sencillo y dedicado fundamentalmente al bingo. En cuanto a las promociones, no preparan tanta cantidad como en Botemania pero sí que suele tener por lo menos una nueva cada semana, más o menos. Su intención es ser una casa donde nadie se pierda entre muchas opciones y eso va en consonancia con su extensa política de juego seguro que le ha valido más de un reconocimiento internacional.

Elige tu sala o juego de bingo

Porque no todos son iguales: ¿tienes prisa y no eres mucho de chatear? Prueba con los bingos rápidos. Pueden ser de menos bolas, como el bingo de 75 o simplemente salas en las que el tiempo entre bolas o partidas es menor. Si en cambio quieres la experiencia completa del bingo, rodeado de otros jugadores en el chat, mejor considera jugar en una sala de bingo de 90 bolas. Todo se desarrollará de modo más pausado y tendrás tiempo de charlar, preguntar dudas al conductor del chat, participar en los juegos que él os proponga…

Sin duda puedes escoger las salas donde se encuentren tus amigos, muchas casas de bingo online pueden avisarte del momento y lugar donde tus amigos (los que tú establezcas como tal en una lista) se conecten. De ese modo juegas a tu juego favorito entre amigos y caras conocidas.

Además algunos bingos ofrecen algún contenido extra como la posibilidad de cantar bingo formando figuras previstas en el cartón con los números.

Otro dato muy importante es el bote progresivo o acumulado que esa sala pueda tener, una buena manera de escoger sala será aquella que acumule el premio más gordo. Y una manera de saber si el bote va a ser aún más gordo es mirar cuántos usuarios están participando en esa partida. Cada uno de ellos aportará un porcentaje del dinero jugado así que a más compañeros de juego, más premio para repartir. El porcentaje de participación en el bingo o en el bote lo puedes revisar en la info que acompaña a cada juego.

Configura tu sesión de juego

Decide cuánto y durante cuánto tiempo vas a jugar. ¿Quieres poner un tope máximo a la parte de tu depósito que te quieres gastar de una sesión? Puedes escoger, 25%, 50%… Estas precauciones son en realidad algo genial, puedes decidir anticipadamente cómo van a ser tus partidas de modo que tomas precaución sólo una vez al principio y después el juego te va avisando de si te acercas a los límites que te has marcado.

El compromiso de las salas con el juego seguro se nota en detalles como éste, que tienen que tener previsto un sistema para que los jugadores puedan prever anticipadamente todo aquello que va a ocurrir durante el transcurso de sus sesiones.

Pásate por el chat

No se trata solo de estar charlando con gente que no conoces: el chat puede ser una fuente de información relevante y de primera mano con la que averiguar todos los entresijos del juego.

Además en ocasiones puedes recibir algún bono o cartón gratis con el que la partida te puede salir mucho más barata: ¿no te apetece recibir un premio así? Consulta los horarios de juegos del chat en tu casa de bingo y así no te perderás esas oportunidades de jugar con euros caídos del cielo (o del moderador, más bien).

Fíjate bien en las reglas del juego

¡Y vigila tu mouse! Al comprar cartones puedes optar por comandos que seleccionan varios a la vez, o incluso tiras completas de cartones. Siempre es buena idea revisar la suma total del dinero que has invertido en la compra de cartones, consúltalo que quizá sea mayor de lo que deseas por culpa de un despiste.

Además ha juegos y partidas con bote, otros sin bote… es bueno revisar todos los extremos antes de llevarte la decepción de no estar jugando con las condiciones que deseabas.

No compres muchos cartones

No compres o te hagas con un número elevado de cartones de bingo porque al final no podrás controlar todos los números que van saliendo. La mayoría de los aficionados a este juego eligen uno o dos como regla general para evitar que una partida de bingo se convierta en un juego complicado y estresante.

La idea es disfrutar la partida, no estar estresado pensando que te has dejado alguno en el camino. Si aún así eres de los que disfruta jugando muchos a la vez, con la función automarcado no vas a tener que mover ni un dedo.

Echa un vistazo al número de jugadores en la sala 

Una buena táctica es entrar en una sala donde no haya mucha gente. Esto es, más que nada, sentido común ya que a menor número de cartones vendidos, mayor probabilidad tendremos de poder cantar línea o bingo. Este consejo es aplicable tanto en el bingo tradicional como en el bingo online. A cambio el premio quizá no sea muy elevado, pero en términos de bingo online, donde los cartones son tan baratos en ocasiones (en casi todas las ocasiones), un premio de -por ejemplo- 20 euros puede estar multiplicando por cien tu inversión inicial.

Es un buen consejo si eres principiante, habrá menos líneas de texto en el chat para poderte poner al día con las costumbres de la gente, su jerga, los juegos de los anfitriones…

Consigue los cartones adecuados

Elige un cartón que tenga, más o menos, la misma cantidad de números pares e impares. Un cartón de bingo que tenga un balance equilibrado de números puede hacer que tengamos más posibilidades de conseguir nuestro objetivo.

Puede tomarte un tiempo pero quizá te valga la pena echar ese vistacito antes de empezar la partida.

Juega con moderación

Si ya has jugado unas cuantas partidas y no has conseguido cantar bingo, o línea, lo más recomendable es que te retires y vuelvas a jugar en otra ocasión. Es posible que no sea tu día y la mejor victoria es una retirada a tiempo. Recordamos, nuevamente, que el bingo es un juego de azar por lo que no existe ningún método infalible que nos ayude a ganar.

Por más teorías matemáticas que nos quieran vender, aunque alguna de ellas pueda representar una probabilidad mínima, lo cierto es que el bingo no se presta a ninguna estrategia de juego. Jugar al bingo y ganar es más una cosa del azar.