Amuletos en el bingo: conjurando la suerte

Publicado por

numero 13

Queridos bingueros: Si hay algo cierto en el mundo es que, detrás de cada jugador, hay una superstición escondida. Sea en forma de calzoncillos de la suerte o bien en no ir al baño antes del segundo cartón porque una vez cantamos línea; aquellos que nos divertimos con los juegos de azar acabamos desarrollando pequeñas manías que pueden desembocar en auténticas supersticiones.

Las hay clásicas, que ya casi forman parte del folcklore popular: llevar encima brujitas, elefantes, escarabajos egipcios, medallas e imaginería religiosa, hierbas que con sus aromas atraen la buena suerte (pachuli, laurel)… la lista puede ser eteeeeeeeerna. También entrar con el pie derecho en el bingo o jugar sólo a partidas impares y cositas así. Pero las que de verdad nos gustan son aquellas que hacen únicos a sus creyentes. Las que son difíciles de confesar. Preguntando a “unos amigos” (guiño, codazo, guiño) nos hemos enterado de cosas MA RA VI LLO SAS de contar que os traemos a continuación:

El supersticioso del oro

Este ser porta en el interior de sus zapatos unas monedas de oro que heredó por vía materna. No sabemos muy bien el porqué de meterlos en los zapatos, que debe de ser bastante incómodo, pero lo cierto es que atraer la riqueza con riqueza es algo bastante extendido (recordad a quienes brindan en año nuevo con alianzas dentro de sus copas)

El supersticioso de manos grasientas

Sí, sí: habéis leído bien. Este ser se untaba las manos con aceite de anís y procedía a jugar. Olería fenomenal y muy a monte, pero no queremos ni pensar cómo acabarían los cartones.

El supersticioso del autógrafo

Es el que firma detrás de todos sus cartones para que ninguna mala persona se los cambie y le robe el potencial premio. Más que un supersticioso igual es un precavido o un malpensado, pero ahí queda su consejo.

Y por último, que nos tiene con el corazón robado:

El supersticioso del zumo de dinero

Este ser humano tenía en remojo una noche entera unos billetes de curso legal. Luego los ponía a secar y se guardaba ese agua en una botellita que le acompañaba en sus incursiones casineras.

¿Cómo os quedáis? Nosotros de piedra. De todos modos, lo mejor para pasarlo bien de verdad en el bingo online no es ir de compras a una tienda de ocultismo, basta con visitar MEJOR BINGO ONLINE, dejarse aconsejar por nosotros y apuntarse siempre a las mejores promociones. ¡Feliz bingo, amigos!

Publicado por Sonia, integrante del equipo MBO.


Deja tu comentario

Si pulsas el botón ENVIAR, estás aceptando la política de privacidad, así como la inclusión de tus datos en un fichero de mejorbingoonline.com. Puedes ejercitar tus derechos de información, acceso, rectificación y supresión, de limitación al tratamiento, de portabilidad y de oposición de los datos personales facilitados, remitiendo un correo electrónico a la dirección mejorbingoonline[arroba]gmail.com.